Nuestra historia, es parte de la historia de la humanidad. Conoce la historia del cemento

Nuestra historia, es parte de la historia de la humanidad. Conoce la historia del cemento
historia del cemento
  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:General
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

Nuestra historia, es parte de la historia de la humanidad. En Cementos ALIÓN estamos orgullosos de seguir construyendo historia, tú historia, nuestra historia.

Aquel que no conoce la historia está condenado a repetirla”, una frase que se le atribuye muchas veces a Napoleón Bonaparte, pero que, independiente de su autor, contiene una enseñanza válida, ya sea que se mire por su lado positivo o negativo. En nuestro caso, conocer la historia del cemento contribuye a armarnos de herramientas y datos para tomar mejores decisiones y seguir construyendo proyectos firmes cada día.

Adicional, conocer la historia nos ayuda a comprender mucho más el mundo actual en que vivimos, y darle forma a lo que realizamos en el presente. En este sentido, tengamos siempre presente que cada día que pasa estamos construyendo historia, y por eso siempre es recomendable dar una mirada al retrovisor para aprender. 

Te invitamos entonces a conocer un poco la historia del cemento, para que abras tu creatividad y encuentres nuevas posibilidades para realizar nuevas creaciones con este elemento que, te informamos, es el segundo más utilizado por la humanidad, solo superado por el agua. 

 

Comencemos retrocediendo en la historia del cemento. 

Desde la antigüedad la mayor preocupación en la construcción fue hacer un mortero que fuera estable a la acción del agua. Comenzaron a usarse los morteros compuestos por cal y arena. Posteriormente los romanos adicionaron a la cal, puzolana (Un producto de origen volcánico, procedente de Pozzuoli, Nápoles) capaz de endurecerse en contacto con el agua y capaz de transmitir esta propiedad a la cal común.  Este mismo producto se halla en abundancia en los barrancos del río Rhin, con el nombre de “trass”, el cual tiene excelentes, el cual tiene excelentes propiedades hidráulicas y habiendo sido utilizado ampliamente en Holanda para obras marítimas. 

En el año 1.750, el ingeniero John Smeaton, quiso obtener un producto netamente hidráulico, para lo cual utilizó margas calizas que una vez molidas las calcinaba entre temperaturas de 900° y 1.200° C, obteniendo una cal hidráulica muy parecida al actual cemento portland de fraguado lento. 

En 1.795, el inglés Parkes, descubrió el cemento acuático procedente de las piedras calizas de la isla Scheppey, que contenían 35% de sílice y alúmina. Poco más tarde en 1.818, el francés Vicat, estableció las normas de fraguado, endurecimiento, resistencias a compresión y tracción, índice de hidraulicidad y propiedades químicas. 

Después de esto, en el año 1.824 el albañil inglés Joseph Aspdin fabricó por vez primera el cemento. El procedimiento seguido por éste fue la trituración y calcinación de la piedra de la piedra calcárea y arcilla. A este producto el lo llamo “Cemento Portland” por ser parecido al color de las canteras Portland en Inglaterra. 

Fue tal el interés que este material que hoy día son pocos los países que no lo fabrican, todos ellos definen el cemento casi de la misma manera. “Se llama cemento a aquellos materiales que se endurecen tanto en el aire como el agua y que después de su endurecimiento son aglomerantes resistentes a la acción del agua, que están compuestos principalmente por combinaciones de óxido de calcio con sílice, alúmina y óxido férrico; además deben cumplir las normas dictadas para tales materiales, especialmente en lo relativo a resistencia y estabilidad de volumen. 

El material curado, o por lo menos, los componentes principales de los materiales de partida tienen que ser calentados como mínimo hasta la clinkerización (principio de fusión). 

Los principales materiales que integran el cemento están compuestos de calizas y arcillas, sin otra adición que la del yeso, que actúa como retardador. La relación adecuada de estos materiales y la temperatura de cocción nos darán diferentes clases de cemento. Observemos, pues, las diferentes etapas que el cemento ha tenido y su desarrollo. 

Antiguamente los cementos se cocían sin llegar a la clinkerización. Después de algún tiempo se vio, que cementos mejor cocidos daban mayores resistencias. Al elevar la temperatura lo primero que ocurre es la evacuación del agua de hidratación de la arcilla y la del anhídrido carbónico de la arcilla y la del anhídrido carbónico de la caliza, estas temperaturas oscilan entre 700° y 1.000° C, convirtiéndose así en cal viva, que al aumentar la temperatura entra en reacción con otras sustancias existentes en el material cocido, tomando un color amarillento y formándose silicatos y aluminatos de calcio, con lo cual adquiere propiedades hidráulicas. 

Elevando la temperatura a 1.200° C el producto adquiere la coloración gris. A los 1.350° C comienza la clinkerización del material, que es normal a los 1.400° C o 1.450° C, formándose así los aluminio-ferritos de calcio. Es en este punto en que se llega a formar el clinker, que tiene una coloración negro-verdosa. 

Debemos devolvernos hasta finales del siglo XIX, alrededor de 1885 para encontrar los primeros vestigios de cemento en Colombia, no como un producto hecho completamente en territorio nacional, sino como una importación. Solo hasta comienzos del siglo XX se inició la producción de este material en nuestro país, dándose a conocer por primera vez en la Exposición Industrial de 1909. Y fue a partir de este momento en que la industria del cemento inició su historia en nuestro país, y como toda construcción, partió con pequeñas obras hasta llegar a los grandes proyectos de infraestructura de nuestros días.

La historia que más conocemos, la de Cementos ALIÓN, inició en el año 2015 con la consolidación de la alianza entre dos grandes empresas: Cementos Molins de España y Corona de Colombia. Con el proyecto listo en papel, se pasó a levantar una de las plantas de cemento más modernas de Latinoamérica en el municipio de Sonsón (Antioquia) con una inversión aproximada de US$400 millones. Para el año 2019 nace la marca Cementos ALIÓN, con la cual se bautizan el primer clinker obtenido en octubre y el primer saco de cemento en noviembre. 

Luego de un primer año de operación bajo unas condiciones singulares en nuestra sociedad que han creado un hito en la historia contemporánea, Cementos ALIÓN obtuvo unos resultados extraordinarios que marcan el paso firme con el que ha comenzado a construir su propia historia.

En Cementos ALIÓN seguimos construyendo historia, tu historia, nuestra historia. Nos esforzamos todos los días por brindar un producto que cumpla con los más altos estándares de calidad. Si quieres conocer nuestros productos, sus detalles técnicos y mucho más, visítanos en www.alion.com.co #SiempreFirme

 

COMPARTIR

Deja una respuesta